Día Mundial de la Salud Sexual

Desde el año 2010, el 4 de septiembre se celebra el Día Mundial de la Salud Sexual. Esta fecha conmemorativa busca sensibilizar y promover una mayor conciencia social en torno a la salud sexual. La Organización Mundial de la Salud (OMS) define a la Salud Sexual, como “un completo estado de bienestar físico, emocional, mental y social relacionado con la sexualidad”; es una concepción amplia que abarca diferentes dimensiones. En este sentido, es importante aludir a la sexualidad como un aspecto central de la vida del ser humano, incluye el sexo, las identidades y roles de género, como también, la orientación o preferencia sexual, el erotismo, el placer, la intimidad y la reproducción.

En general, suele hablarse en forma indiferenciada de salud sexual y salud reproductiva, quedando oculta la primera en la segunda, y en consecuencia, se alude solamente a anticoncepción. Sin embargo, es importante diferenciarlas y jerarquizarlas, haciendo posible y concretable, que cada persona pueda decir lo que realmente le pasa y siente desde la perspectiva del derecho al placer, y la libre elección en el ejercicio de la sexualidad.

La salud sexual se logra con libertad y la libertad se adquiere con información que permita superar mitos y tabúes. La información y la reflexión brindan herramientas para disfrutar de una sexualidad más plena, más placentera, más sana, libre de violencia, de discriminación. En este sentido, a lo largo y ancho del territorio nacional, se reconoce a la Educación Sexual Integral como uno de los derechos sexuales al que todos/as debieran acceder, desde nivel inicial hasta nivel superior, haciendo posible el desarrollo de capacidades en niños, niñas, adolescentes y jóvenes para asumir una vida plena.  Ya sabemos que la sexualidad se aprende, es un proceso dinámico, se extiende a lo largo de la vida, y está impregnada de mitos, prejuicios y tabúes. Por ello es importante acceder a la formación en educación sexual para hacerse responsables de la propia sexualidad, cuidarse de sí mismos/as y de los/as otros/as.

En el ámbito de salud, la ley Nacional 25.673/02 del Programa Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable reconoce entre sus objetivos, “alcanzar el nivel más elevado de salud sexual y procreación responsable para que tanto varones y mujeres puedan adoptar decisiones libres de discriminación, coacciones o violencia”. Asimismo, propone “garantizar el acceso a la información, orientación, métodos y prestaciones de servicios referidos a la salud sexual y procreación responsable”, y “potenciar la participación de las mujeres en la toma de decisiones relativas a su salud sexual y reproductiva”

Indudablemente, este marco normativo determinó un gran impulso al sistema de salud para incorporar un abordaje que incluyera los derechos sexuales y los derechos reproductivos/anticonceptivos, empleando un modelo de atención centrado en las personas usuarias que se concreta a través de las “Consejerías integrales en salud sexual y salud reproductiva”. De esta manera, las personas pueden asistir a las consultas entando sanas, pero necesitando “tomar decisiones sobre un aspecto íntimo y complejo de la propia vida, como es la sexualidad”. El objetivo principal es fortalecer la autonomía, la toma de decisiones sobre su propia salud sexual y salud reproductiva, lo más consciente e informada posible”. Las consejerías se enmarcan y se orientan en el enfoque de género y la perspectiva de derechos.

Desde el enfoque de género, el abordaje considera las “desigualdades existentes entre las personas por su género y la orientación sexual que han sido naturalizadas y las dejan en mayor situación de vulnerabilidad”.

Desde la perspectiva de derechos, significa orientar la consulta hacia el reconocimiento y ejercicio de los derechos sexuales y los derechos reproductivos. Ambos son reconocidos como Derechos Humanos básicos, son inalienables, integrales e indivisibles. Corresponden a mujeres y varones, sin distinción de edad, clase, etnia, nacionalidad, orientación sexual o religión.

En la provincia de La Rioja, la Coord. del Programa de Salud Sexual, Género y Diversidad, dependiente de la Secretaría de Prevención y Promoción de la Salud,  busca promover la igualdad de derechos y el acceso a una atención integral de la salud sexual y la salud reproductiva de toda la población, como así también favorece una atención de calidad en los servicios de salud sexual y salud reproductiva en los diferentes efectores de salud  incorporando abordajes que  incluyan la perspectiva de género, derechos y diversidad;
fortalece la estrategia de consejerías en ss y sr; garantiza el acceso a la salud de las personas trans, travestis y no binarias, en consonancia a la Ley de Identidad de género; avala el derecho que tienen las mujeres, niñas, adolescentes y toda persona con capacidad de gestar, de acceder a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE), cuando se encuadre en las causales previstas por el sistema normativo; asegura  la provisión de métodos anticonceptivos, medicamentos de hormonización y otros insumos, de manera gratuita, en hospitales y  centros de salud; acompaña y fortalece la implementación del Plan ENIA (Embarazos No Intencionales en la Adolescencia) para:

  • mejorar la oferta de servicios de ss y sr en relación a la disponibilidad, la accesibilidad, la calidad y aceptabilidad de las prestaciones.
  • Prevenir el abuso y la violencia sexual

Participa activamente en acciones de carácter intrainstitucional y extrainstitucionales en torno a promoción y ejercicio de derechos: ESI (Educación Sexual Integral), atención a la diversidad, transversalización de la perspectiva de género (Ley Micaela).

Noticias relacionadas

Contacto

Dirección: Av. Ortiz de Ocampo 1700 - Ciudad de La Rioja, Argentina
Código postal: 5300
Teléfono: (0380) 4453700
Horarios: Lunes a Viernes de 8.00 a 16.00 HS

Redes Sociales

Bajate C19 Test La Rioja

Ministerio de Salud Pública