10 de septiembre Día Mundial para la Prevención del Suicidio “crear esperanza a través de la acción”

El lema seleccionado para sensibilizar sobre la problemática del suicidio este año nos interpela como sociedad a romper con el silencio defensivo frente a la incapacidad para comprender un fenómeno que nos paraliza.

Nos convoca a la acción conjunta, organizada con el fin de crear esperanza. Esperanza que se desarrolla, se construye colectivamente, no aparece de la nada y es en este construir que necesitamos revisar estereotipos, representaciones que generan malestar, sufrimiento, desigualdad en un mundo en permanente cambio, inestabilidad y transformación.

En los últimos años la OMS (2004) ha alertado sobre el incremento significativo de los casos de suicidio en jóvenes de 15 a 24 años, siendo la tendencia a la mortalidad mayor entre varones y los intentos entre las mujeres. Según datos aportados por la Dirección de Estadísticas e Información en Salud (DEIS) en el año 2018 la tasa de mortalidad en población adolescente fue de 4.5 por 10.000 para ambos sexos; en varones fue de 5.9 duplicando la tasa registrada en mujeres de 3 por 10.000 habitantes.

Este dato nos interpela a pensar la problemática, dentro de su complejidad, desde la perspectiva de género, entendiendo a éste como una construcción cultural, histórica que se expresa a través de la forma que tenemos de percibir el mundo y que se reproduce en las diferentes instituciones dónde se clasifican roles, atributos, significados.

Es a partir del sexo biológico que se han asignado géneros a los seres humanos y en función a ello se establecieron formas de ser, pensar, sentir, vivir para cada uno de ellos.

Los problemas, dificultades, por lo tanto, también se viven y expresan de forma diferente, como así también, la búsqueda de apoyo, contención.

 

.

 

La construcción de la masculinidad hegemónica, por ejemplo, implica la represión de ciertas manifestaciones de la emotividad -como el miedo o la tristeza- y, a la vez, produce una subjetividad esencialmente dominante dirigida a discriminar y subordinar a las mujeres y a otros varones que no se inscriben en el mismo modelo. (De Keijzer, 2013), es así como también se construye el “ser femenino” con atributos ligados a la belleza, sensualidad, sensibilidad, sumisión.

 Estas formas de socialización generan riesgos para la salud, exponen a situaciones que incluyen las autolesiones, suicidios.

Generar espacios para deconstruir, revisar roles, estereotipos, relaciones asimétricas, permite construir una sociedad más justas, igualitarias, sería una forma de accionar, de crear esperanza.

Noticias relacionadas

Contacto

Dirección: Av. Ortiz de Ocampo 1700 - Ciudad de La Rioja, Argentina
Código postal: 5300
Teléfono: (0380) 4453700
Horarios: Lunes a Viernes de 8.00 a 16.00 HS

Redes Sociales

Bajate C19 Test La Rioja

Ministerio de Salud Pública