Obesidad en niños, niñas, adolescentes y adultos

La “4º Encuesta Nacional de Factores de Riesgo” (ENFR) se desarrolló en el  2018 en las localidades urbanas de 5.000 habitantes y más del país. Su objetivo es proporcionar información válida, confiable y oportuna sobre los factores de riesgo y prevalencias de las principales enfermedades no transmisibles en la población de 18 años y más de la República Argentina. Se pudo observar que el exceso de peso en nuestro país es de 61,6%. Esto significa que 6 de cada 10 personas presentan sobrepeso u obesidad. En nuestra provincia este indicador es de 62,7%.  

 Por ello es importante conocer las consecuencias que la obesidad tiene para la salud. Entre ellas encontramos las siguientes:

  • Aumento del riesgo de padecer enfermedad coronaria.
  • Aumento del riesgo de padecer diabetes tipo 2.
  • Aumento del riesgo de padecer cáncer de endometrio, de mama o de colon.
  • Aumento del riesgo de padecer hipertensión.
  • Aumento del riesgo de padecer dislipidemia (elevados niveles de colesterol total o de los triglicéridos).
  • Aumento del riesgo de padecer un accidente cerebrovascular.
  • Aumento del riesgo de padecer apnea del sueño o complicaciones de problemas respiratorios
  • Aumento del riesgo de padecer artrosis, es decir, la degeneración del cartílago y aquellos huesos que se encuentran subyacente a una articulación, debido al elevado peso corporal.
  • Y en el caso muy especial de las mujeres, aumento del riesgo de padecer problemas ginecológicos, como por ejemplo, el tener una menstruación anómala o hasta padecer infertilidad.
  • Aumento de enfermedades de la vía biliar.

En síntesis “La obesidad reduce la expectativa de vida de quien la padece”.

 

Este problema de salud no tan solo afecta a la población adulta, también en los niños es de alta prevalencia manifestándose como una enfermedad compleja con diversas causas que van desde la mala alimentación, hasta factores hereditarios. Entre las causas podemos mencionar:

 

  • Tener una dieta inadecuada y totalmente desbalanceada. Y en el caso particular de los niños, se observa alto consumo de azúcares y alimentos procesados.
  • La inactividad física. Los niños también deben hacer actividad física, especialmente deportes, muchas veces reemplazados por actividades sedentarias donde se utiliza la tecnología.
  • Enfermedades genéticas hereditarias que condicionan una subida de peso por parte de estos.
  • No haber recibido lactancia materna.
  • Problemas relacionados con la conducta alimentaria (atracones alimentarios), falta de pautas de alimentación correcta, etc.

El sobrepeso y la obesidad en los niños afectan tanto a la salud física y psíquica, el nivel educativo y la calidad de vida. En los adultos tiene el mismo impacto, sumado a problemas a nivel laboral, rendimiento personal y por supuesto riesgo de otras enfermedades.

La prevención de la obesidad tiene mayor impacto durante la infancia, ya que se asocia a mayores probabilidades  de padecer obesidad en la edad adulta, muerte prematura y discapacidades evitables.

Por dudas o asesoramiento consulta en tu CAPS u Hospital más cercano.

“La responsabilidad del nutricionista es ocuparse del tratamiento dietético y del componente educativo y relacionarlos convenientemente con los restantes recursos terapéuticos, pudiendo por ejemplo sugerir cambios favorables en la actividad física”.

Noticias relacionadas

Contacto

Dirección: Av. Ortiz de Ocampo 1700 - Ciudad de La Rioja, Argentina
Código postal: 5300
Teléfono: (0380) 4453700
Horarios: Lunes a Viernes de 8.00 a 16.00 HS

Redes Sociales

Bajate C19 Test La Rioja

Ministerio de Salud Pública